viernes, 11 de mayo de 2007

EL DEBATE QUE FALTA Y EL QUE SE NIEGA

Unas semanas antes de estrenar LA PELI difundí entre la prensa, colegas y gente vinculada al medio del cine una carta que está publicada en este blog y que invitaba a debatir y discutir acerca de la situación del cine argentino. Por un lado recibí muchas respuestas de apoyo y de intención de generar ese debate y por otro lado he recibido indirectamente, ya que nadie me lo dijo a mi sino que fue publicado en algunos medios, mensajes que de alguna manera me decían: "dedicate a hacer cine que la discusión es para los que tenemos capacidad de reflexionar sobre el cine, no te hagas el intelectual". La paradoja es que estos comentarios por lo general vienen de parte de los que reclaman a gritos la necesidad de debatir acerca de "qué hacer con el cine argentino" pero sin embargo pretenden quitarle estatura intelectual a un cineasta porque se aparta de su función, que -según ellos- es la de filmar y no la de pensar para qué filmo o por qué filmo. Tal vez no se dan cuenta que en la posibilidad del debate, de la discusión e intercambio de ideas y experiencia podamos salir ganando todos. ¿De qué me sirve un director encerrado sólo mirándose el ombligo? ¿o el crítico que ve reducido su mundo a su oficina de redacción o simplemente a su computadora?
Se me ocurre que al cine producido en este país le quedan pocos años de vida. A los que producen y dirigen sólo les interesa conseguir los medios para hacer su película, a los exhibidores echar a las películas argentinas de las salas y a los críticos no hay que molestarlos con películas que no estén dentro de su canon.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Bueno, los llamados críticos, la mayoría, juzgados por sus notas, no les da más que para la metafísica del chocolatín, "me gusta" o "no me gusta", tres clarincitos, cuatro poronguitos, y otros libertarismos. Capaz que de discutir se les notaría.
O tal vez pase que son obreros agotados, gente sin tiempo, y si sos panadero probablemente termines odiando las facturas. Menciono un gremio que conozco. En la sede hay un horno-panadería a todo trapo, para dar cursos, difundir métodos, recetas, costos... todo. Y no va ni el gato, claro.
Fabián.

Anónimo dijo...

Hoy tuve la oportunidad de ver La Peli. Recuerdo tu post sobre Las manos. Lo recuerdo y pienso, ¿no sería hora de que enfrentaras tus propios fantasmas? No hay nada mas ochentoso que La peli en lo que va del año. El director misógino, la puta maltratada, la superioridad intelectual sobre las mujeres, la bajada de línea constante, los subrayados mediante intertítulos, "No se puede vivir sin amor" hacia el final, pero por sobre todo, y lo que más incoherente me parece,es ese grupo de decisiones estéticas dignas de un estudiante de cine de primer año. ¿A qué viene el blanco y negro abrupto? ¿La imagen rápida de adelantar y más tarde de rebobinado? Los posters en primer plano, los fundidos a negros de elipisis en la escena de Willie Dixon que terminan en la nada, toda una secuencia de seguimiento para mostrar a Tesandori haciendo panchos. Es verdad que hay muchas cosas que están mal en este nuevo cine argentino, pero dudo que La peli sea rupturista en este sentido, forma parte del problema y tal vez el motivo por el que nadie haya recogido el guante se deba a que del otro lado del ring no hay precisamente un oponente que pueda ofrecer otra cosa que no sea más de los mismo, más del viejo nuevo cine argentino del que lamentablemente formas parte. La peli está más cerca de "De regreso" que de "El asadito". En un tramo el director dice que no puede seguir filmando a un grupo de tipos hablando alrededor de una mesa. Sinceramente, prefiero a esos tipos hablando alrededor de una mesa a los bonitos planos de bares de la peli donde la palabra (que tanto defendes) paradójicamente enmudece para dar lugar a una omnipresente voz off que explica cosas del tipo "y esa noche nos enamoramos". Defendes la palabra, pero la que realmente vale está ausente,solo suenan las sentencias importantes, y eso mal que te pese, es un rasgo de ese viejo cine argentino del que Las manos es según vos representante.

gustavo postiglione dijo...

Todo es de acuerdo al cristal con que uno lo mire, por ejemplo: la ironía que yo planteo en LA PELI quien escribe el post anterior no la lee, solo ve la aparente solemnidad y un supuesto discurso obvio y sobrecargado. Si de algo estoy seguro es de la modernidad de LA PELI por sobre cualquier película de los 80, revisitar lugares, sitio y citas del cine, ya sean buenas o malas es una forma también de reflexionar sobre lo que hacemos. Y desde el momento que alguien a quien no le gusta LA PELI como a los muchos que si le gustó se animan a opinar aquí (aunque sea de manera anónima) ya es un paso adelente en el debate que propongo. Y evidentemente LA PELI provoca porque a los que no les gusta no solo se la agarran con la película sino también conmigo y se enojan como si el hecho de proponer algo y defenderlo y justificarlo fuera un pecado.

Alejandro Ricagno dijo...

Gustavo: Aún no vi La peli y prometo verla en esta semana. Celebro lo del debate y estate seguro que entraré en él. Con miedo, pero entraré. De hecho, heme aquí. Pero Gustavo, no crees que algunos críticos pueden llegar a considerar que tu Peli es poco debatible y que lo que han opinado en diarios y revistas para ellos ya es suficiente, y estan en su dercho? Porque aquí, por lo que leo en tus post, ejercés más que un debate: es una defensa a ultranza de La peli, que ya da un poco de miedo.Para que el debate se amplíe, resuene en vos, y en otros, se necesita un poco de escucha más amplia. Me parece. Y ojo, que yo no defiendo el gremio de los críticos, ni a los críticos en bloque, gremio al que aún pertenezco,aunque lo ejerza menos frecuentemente que lo que lo hacía hace 10 años en El Amante, fecha después de la cual me fui,como bien sabés. Si el debate se amplía, me parece bien. Creo que hay que revisar ciertos conceptos sobre cine de los 80, es cierto. Como tampoco aplaudir en bloque todo lo que ha hecho el NCA, con el que creo siempre tuviste cierta desconfianza. Pese a formar parte de él, a partir de cierta renovación estética que empezaste con El asadito, dejendo atrás ciertos lastres que pesaban ( y cómo) en De regreso, el pais dormido. Y un poco menos, pero estaban, en Camino a Santa Fe. Yo se que te interesa un debate político(recuerdo un mesa redonda feroz en Toulouse con Manuel Antín, te acordás?) ideológico estético que trascienda La peli. La peli, casi como disparador de ese debate necesario. Pero me parece que estás demasiado a la defensiva.Demasiado enamorado de La peli. De cualquier modo aquí estoy, me pone contento que se abra un espacio más. y en cuanto vea La peli( que será pronto) me sumo con gusto.Incluso y sobre todo) sino me gusta. De hecho,ya lo dije, aqui estoy
un saludo
Alejandro Ricagno

gustavo postiglione dijo...

a mi también me pone contento que ALejandro Ricagno participe en esto, y más allá de las posibles diferencias/divergencias seguramente podremos sacar algo bueno de un eventual debate ¿cómo no recordar aquella charla-batalla de Toulouse? siempre he mantenido mi coherencia, de todas maneras yo no defiendo a rajatabla a LA PELI y si estoy enamorado de ella, con sus aciertos y falencias y la discusión la planteé a partir de lo que los mismos críticos en su momento me dijeron, con comentarios a favor y en contra... y no tiene nada de malo enamorarse de su obra ¿no?

Romina Iacono dijo...

En primer lugar me gustaria decir que un gran profesor de direccion de actores (director y actor)dijo algo que comparto, "es muy fácil hacer criticas sin haber siquiera dirigido", entonces voy a hacer algo que por ahora(lamentablemente) me resulta fácil. No considero que La Peli tenga decisiones estéticas de estudiante de cine, porque justamente su estetica te lleva a permanecer el tiempo que dura. Fui a verla con gente que no ama nuestro cine,(o identidad) y note que no hubo quejas con el tiempo, que aceptaron visualmente el cambio de actor del personaje, lo cual me parece muy acertado. Más allá de juzgar un poster en primer plano o los fundidos a negros de elipisis miremos y debatamos sobre lo que Gustavo propone, ¿qué cine queremos hacer? o lo que muchas veces me parece más grave...¿qué cine queremos mirar?. La mayoria de la gente del festival donde se presento La Peli eligió otra historia totalmente masticada y de fácil digestión,es una humilde opinión.
Por otra parte ojalá Gustavo te equivoques al decir que no se va a producir más cine,no opino lo mismo, aunque la realidad es bastante cruda, fui a ver esta semana El Otro y se me hace un nudo en las manos escribir cuantas personas había en la sala (les recomiendo que la vean), quizas el resto prefiere ver telarañas masticadas, no lo sé.
Te vuelvo a felicitar por animarte a salir de lo parámetros(yo lo creo así).Éstos debates, tus películas y cada una de las obras que quieren reflejarnos despiertan inquietudes en jóvenes...futuros cineastas que harán el cine que vos haces...seguramente lo vas a ver, y sentirás que seguiste las vías que otros empezaron.
Un abrazo Gustavo.

julio dijo...

Bueno, creo que con la reciente adquisición del oscar a la mejor pelicula extranjera se evaluaran cosas del cine argentino y también le dara un gran espaldarazo para seguir apostando a este por la calidad de cine que demostro y que esta demostrando a nivel mundial.