sábado, 2 de mayo de 2009

ESPERA

Son las, no, no son las, es la 1 de la mañana con 43 minutos, pienso en lo que me queda por hacer en relación a Días de Mayo. Esperar, fundamentalmente esperar. Esperar que la copia en 35 mm salga del laboratorio. Esperar que se vea y se escuche como se debería ver y escuchar. Esperar que la película conecte ahí donde uno espera ¿dónde espera? ¿Qué conecte qué? Algo así como el placer o una cierta emoción o disgusto o … qué se yo. Esperar es algo que siempre sucede en el cine. Esperar que estén la luces listas, esperar que los actores se cambien, esperar que todos hagan silencio, esperar que la cámara esté cargada, esperar un render de la computadora, esperar el dinero del INCAA o de los productores, esperar (como hoy) que el laboratorio termine bien su trabajo, esperar que las entradas se vendan, esperar la crítica (la buena y la mala). Esperar que me queden unos pesos en el bolsillo para poder esperar que se me caigan algunas ideas para volver a escribir y empezar a esperar.

4 comentarios:

Sandra Pasquini dijo...

Sin dudas, son los ciclos de la espera después de toda creación y aún durante el proceso, pero tienen un "sabor" particular, una especie de placentera punzada en la boca del estómago, una tensión dulce y feroz a la vez, un desesperarse y un aletargarse propios de cada fase, en alternancia constante, bah , al menos así me pasa a mís trabajos.

Betania González dijo...

Navegando por el cine argentino me encontré con tu blog y ahí me detuve. Comparto tus opiniones políticas, es reconfortante encontrarse con ellas en medio a la manipulación mediática, ya ni siquiera de la información, sino de la opinión masiva. Vi por el trailer que "Días de Mayo" está enmarcada en una época de muchas utopías pero que nos dejó muchas cosas por rescatar. También me sumo a la espera del estreno. Saludos.

Antonela dijo...

Gustavo, me encantaría poder ir a la avant premiere en Rosario. ¿Es abierta al público?

Un abrazo

Anónimo dijo...

Felicitaciones por el estreno, Gustavo, espero que todo vaya ok...


santiago