martes, 7 de julio de 2009

escribir


la manera de avanzar, de ganar tiempo sobre la posibilidad de perderlo... cuando no hay nada a la vista lo mejor es escribir, escribir también es poder tener algo a la vista: el fin de la escritura, porque el fin de la escritura es el comienzo de lo que está por empezar allá, en ese horizonte que todavía no se termina de dibujar
y la escritura se multiplica y se diversifica en muchas escrituras:
en esta, la del blog
en la que va camino a Madrid
en la de las cinco chicas
en la que fue camino a Barcelona
en de la chica y el chico con toques de Beckett y/o de Chejov
en el diario-novela-autobiografía-mentirosa

4 comentarios:

●•anuk dijo...

mmm que intriga todas esas escrituras!

gustavo postiglione dijo...

Este es un blog personal, en donde publico lo que tengo ganas y lo leen los que tienen ganas, por eso mismo he tomado la decisión hace un largo tiempo de no publicar los comments agresivos o con insultos que llegan a este blog y que son anónimos. Esto ya lo expliqué en otra oportunidad pero lo vuelvo a hacer hoy ya que un supuesto alumno mío de la "vergonzosa EPCTV" (así se nombra) me acusa de que "estamos como estamos por culpa mía" no sé si me acusa de la situación del país, o de los problemas de política internacional o de la incapacidad de los que no saben generar sus propios proyectos. Lo importante cuando existen ideas que pueden entrar en colisión, es provocar un saludable debate, dando la cara y expresando cada uno sus ideas sin esconderse en el anonimato. Recordemos que los mensajes y las amenazas anónimas fueron la práctica de los peores tiempos que este país ha vivido. Práctica que ha utilizado el fascismo y los cobardes.

gustavo postiglione dijo...

ACLARACION:
Le cuento a este muchacho o muchacha que la cámara en mano me sale muy bien y que si quiere le enseño como hacerla

d80 dijo...

Escribir nos salva del tedio cotidiano, a veces hay tanto por decir y tantas ataduras en nuestras bocas que rebuscamos en el papel o la cámara para poder expresarnos. genial!
saludos Gustavo!