viernes, 8 de octubre de 2010

Días politicos

Bartolomé Mitre

Seguimos con la política en el blog. Hoy estaba esperando en la carnicería del súper del barrio para comprar carne (obviamente). Delante mío una señora de sesenta y pico hablaba con el carnicero y de repente -yo no estaba siguiendo el hilo de la conversación- se da el siguiente diálogo:
Carnicero: Hay que echarla a Cristina.
Mujer: Si, hay que matarla a esa, yo si pudiera le pegaría un palo en la cabeza y la mataría, total ya estoy vieja y ¿qué me van a hacer? ¿viste cuándo habla como mueve y se acomoda el pelo? es una falta de vergüenza, cuando saluda a los soldados también hace lo mismo, primero se acomoda el pelo y habla y miente y habla y miente y está llena de cirujías, se tiene que ir, es una perra.
Entonces interviene el carnicero:
Carnicero: Tiene que volver Carlitos.
Mujer: Tienen que volver los militares.
Ante este diálogo imposible, que parece sobreactuado yo intervengo:
YO: Señora ¡Cállese la boca, deje de decir estupideces!
Ante esto la mujer me mira y parece querer desdecirse.
Mujer: No, los militares no -dice esto como si hubiera querido decir un chiste.
YO: Y Carlitos tampoco señora...
La vieja se va y dice algo que no entiendo.
YO: Ahora estamos mejor señora.
MUJER: Ahora no se puede ni comprar carne.
Dice la mujer que llevaba una bolsa llena de carne.
Aseguro que esta situación la viví hoy a la mañana: Una mujer pidiendo que se muera Cristina y que vuelvan los mlitares y un carnicero que pide el retorno de Carlitos.
Esto mismo si alguien lo escribe como ficción es totalmente burdo y poco creíble, ya que semejantes trogloditas parecen salidos de la tinta gruesa de un escritor con pocas ideas.
Pero esto me trajo el recuerdo de otra charla que presencié en el restaurante un club de río de esta ciudad: Tres mujeres (sesentonas también) mientras jugaban a las cartas, el burako o solo tomaban el té decían, en realidad era una la que hablaba:
- Yo no puedo creer que le regalen computadoras a esos pibes, gastarse plata para que tengan notebooks es pura demagogia y para colmo le dan plata a los padres, yo cuando estuvo acá hablé con Chiche, y ella me dijo que asi la cosa no puede seguir, imaginate que la mujer que trabaja en mi casa tiene cinco hijos y cobra por cada uno de los chicos, se lleva más de mil pesos. Esta mujer es terrible, yo no se cuanto más la tenemos que aguantar.

Este diálogo (que fue más extenso y mi memoria no lo recuerda en su totalidad) también es cierto. Y si abrimos los oídos un poco nos vamos a encontrar que hay cierta llama de resentimiento, de odio de clase, de un "neo-gorilismo" que se ha hecho carne en los sectores medios. Por un lado pienso que es positivo que las aguas se dividan y sepamos realmente lo que piensa cada uno, ya que esta situación que vivimos ha tendido a que todos expresemos claramente nuestras ideas y se ha generado en la sociedad un pequeño debate que hace tiempo no se tenía. Sin embargo la furia con la que se plantean ciertas cosas, fundamentalmente desde la llamada oposición, por momentos es alarmante, no sea cosa que nos encontremos el día de mañana con una situación parecida a la de Ecuador. No nos olvidemos que el mismo diario Clarín puso en duda el intento de golpe contra Correa ¿Por qué no pensar que incentivaría a algo parecido en el país? Y lo más triste de todo esto es ver a lo que alguna vez se denominó campo nacional y popular dividido a partir del hambre desenfrendado por llegar al poder de algunos. O de encontrar falsos principistas que parecen no tener pasado y levantan las banderas de la ética, cuando sus historias personales cargan con un par de mochilas de plomo de las que mejor no hablar. Ante este estado de cosas está claro que mi lugar estará defendiendo los mínimos logros que este desvastado campo nacional y popular ha conseguido, No estamos a las puertas de una revolución ni mucho menos, pero si estamos ante la posibilidad de que ese pensamiento conservador de clase media pueda prender en más sectores de la sociedad, ese neogorilismo que hoy incluye a muchos peronistas (las huestes de Reutemann, Duahalde y Solá) puede hacernos retroceder muchos años y darle al establishment lo que el establishment quiere y en ese sentido lo que en algún momento fue el "progresismo argentino" jugará de manera dividida y muchos de ellos le harán el caldo gordo a los próceres del pasado.

3 comentarios:

Ara dijo...

Que bueno que volvió la epoca en donde todos nos expresamos,que bueno que sigue habiendo personas inteligentes como vos, un placer escuchar tus pensamientos.

anforaetrusca dijo...

Esto que comentás es cierto. Yo tengo acceso a algunos discursos de mis alumnos de primaria para adultos y ellos también son personas con sueños -a veces muy pequeños y a veces muy grandes-, son de esos negros de m... que reciben subsidios, esos que de otra manera no acceden a todo lo que acceden los que se quejan de ellos. Los que más tienen lo tienen porque a los demás les falta. A los pobres, villeros, negritos, no los ven como personas, los ven como lacras, choros -usando la jerga que se usa normalmente- vagos, gente de no fiar: pero ellos solamente han tenido la mala suerte de nacer en ese lugar que ocupan. No acceden al valor de la vida, el que los que hablan en tu relato conocen, el valor trastocado por el consumo y los medios; y lo digo en singular porque el valor dinero es el que mueve y sustenta todos los demás y no el valor humano. Si los pobres son pobres o los "choritos" son choritos es porque el sistema los puso ahí, no ellos.
Gorilas abstenerse, la mano dura mira atrás también (citando de alguna manera a Galeano)cuando dice que "las armas miran atrás"; armas de doble filo, las que matan el cuerpo y las que matan la verdadera libertad, los verdaderos valores. A veces me callo cuando escucho algunas de estas cosas, pensando que en el aula es donde hago mi aporte, allí, en la coyuntura.
¡Saludos!

KAY dijo...

la verdad que uno se queda sin palabras, al ser lo que uno quiere expresar incontenible en ellas. No sólo impera el individualismo, sino existe una especie de moralismo barato que da asco. - Si yo pago mis impuestos!... si, pero la mayoría evaden impuestos y tienen a sus empleados en negro y precarizados con el salario. La mayoría no respeta las señales de tránsito, y no se inmuta al ver personas comiendo de la basura. Creo que si no nos salvamos todos, no se salva ninguno, pero eso acá en la selva de cemento poco importa.
Quedé con ganas de ver los cortos del bicentenario. Espero que se repita la programación.
Saludos
Marianela Mennelli