lunes, 18 de febrero de 2008

preguntas sin respuestas


En unos meses comenzaré el rodaje de mi nueva película, Días de Mayo. Es una historia que transcurre en Rosario, en 1969, entre mayo (los días del Rosariazo) y julio (el día de llegada del hombre a la luna, si es que alguna vez llegó). Dentro de poco abriré un blog con la info de la película de manera periódica. Pero los dilemas que se dan siempre que se empieza un proyecto son varios, algunos que tienen que ver con el casting, otros con la cuestión narrativa o la estructura definitiva de la película y surgen algunas cuestiones que por un lado están relacionadas con resoluciones formales y técnicas pero que a su vez se vinculan con la relación que el público tendrá con el film cuando se proyecte. En este punto me encuentro decidiendo algo que determinará este vínculo o relación que acabo de mencionar. Días de Mayo está prevista ser filmada en blanco y negro y en formato cinemascope. Esto de acuerdo a como se lo vea puede ser un despropósito o no. Y ahí está la duda. ¿Se puede hacer hoy en 2008 una película en fílmico, en blanco y negro con actores desconocidos y filmada en el interior del país? Sí, claro que se puede, pero ¿estamos yendo a contramano de lo que pide una industra en donde lo digital ya es norma impuesta y el naturalismo del color una condición de mercado? Días de Mayo será por otra parte mi película con matices más clásicos en relación a la historia, por lo tanto intentará ser un poco más "industrial" si el término le cabe y a su vez estará filmada en pantalla más ancha, lo que de antemano le puede dar un poco más de espectacularidad, pero estará hecha con un presupuesto reducido en relación a la mayoría de películas que se filman en Argentina y que tienen una coproducción internacional. ¿A qué vienen todos esto planteos? El año pasado hubo cerca de 100 estrenos nacionales, la mayoría no superó los 5.000 espectadores, algunos arañaron los 10.000 y contados con los dedos de la mano son los que llegaron a superar los 30.000. Por otra parte la perfomance internacional de todas estas películas no fue descollante, ni en ventas ni en premios. Entonces las preguntas que me hago más arriba, como así también la recurrente ¿para qué hacer una película? o ¿para qué hacer esta película? vuelven a aparecer. Creo que la preocupación sobre público, ventas, marketing y etc., es contradictoria con la actitud artística, pero luego de haber hecho La Peli y lo contradictorio también que fueron las visiones y análisis en relación a esta propuesta, las dudas surgen naturalmente. Pero por suerte no podré responder a ninguna de estas preguntas hasta que se prenda la luz de la sala.

4 comentarios:

Ariel Luque dijo...

Hoy en día, es muy relativo saber que película puede dar publico y cuál no, sobre todo en Argentina. Pero ultimamente se han visto peliculas con esteticas parecidas en nuestro cine, un ejemplo es la pelicula "Otra vuelta" ópera prima de Santiago Palavecino, que fue filmada en 35mm y B/N. No se como anduvo de espectadores, pero es una película que desde su narración y su estética es muy interesante.
Ni hablar de las peliculas que hoy en día si filman afuera. Podemos nombrar a Philippe Garrel, que la mayor parte de su filmografía mantiene una estética de la que estamos hablando.
Debemor darnos cuenta que la Argentina es un país muy cerrado para con su cine. Pero nunca, y de mi parte prefiero que se mantenga asi, vamos a poder saber que le puede gustar al público y que no. La formula para lograr una pelicula que tenga una gran cantidad de espectadores, solamente la sabe cada uno de los espectadores, de manera individual y diferentes entre sí. Es el gran misterio del cine pero es lo que le da la mística que uno necesita para seguir haciendo e indagando.

gustavo postiglione dijo...

Me gusta mucho lo que hace Philippe Garrel y creo que ese tipo de cine tiene un público (por llamarlo de alguna manera) pero que muchas veces no sabe que esa película esta ahí, para poder verse. Para mi el misterio de lo que sucederá con una película siempre es algo que me seduce, pero en el momento de filmar o de pensar el proyecto es inevitable que te aparezcan cientos de preguntas que en otro momento no te pasarían por la cabeza.

Maru dijo...

Siempre existen cuestiones que ayudan a crear una masa de público. Ha habido películas excelentes en cartelera que han durado un suspiro, porque no han tenido difisión de ningún tipo. Mientras que otras películas han logrado acaparar una gran masa de público con publicidad, espacio en la tele y otras cuestiones.
Uno podría decir que el hecho que se haga una película siempre es positivo, y la pregunta tornaría entonces a si vale la pena invertir tiempo, dinero, ganas en hacerla. Y yo, así y todo, creo que sí.
Más aún, cuando se está emprendiendo una nueva búsqueda, sea en el plano que sea.

Roli dijo...

¡Mucha suerte con tu nueva pelicula!

Saludos